saludable.guru
Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

¡Vive la vida! Olvida tu edad y date gusto a ti, no a los demás

El miedo a no ser amado, a ser rechazado y a lo que otros piensen de nosotros, nos hace dependientes y hace que nuestras vidas se desarrollen en función de los demás.

Claro que a todos nos gusta sentirnos queridos, mimados y aceptados, pero no podemos vivir en función de hacer todo para lograr eso. Muchas personas están condicionadas a vivir en función de los demás y nunca por sí mismas respetando sus deseos y sueños. ¿Crees que esta es una forma de vivir una vida feliz? El miedo a ser jugado puede perjudicarnos al punto de nunca concedernos algo bueno para nosotros mismos.

Aprendamos algo de esta historia que nos cuenta Beatriz:

“Recuerdo que mi abuela, siempre tenía problemas de dinero, pero nunca dejaba pasar la ocasión de darse un pequeño gusto. Uno chiquito aunque sea.

Aun estando enferma, nos pedía que la lleváramos al jardín y la sentáramos frente a sus rosas. Allí, suspiraba cerrando los ojos con un placer inmenso que se reflejaba en su cara. Ella me dio una lección hermosa con esta simple actitud, porque yo veía a mis padres quejarse todo el tiempo, aun cuando llevaban una vida material mucho más acomodada. Ella había encontrado la manera concederse un gusto para ser feliz, que en realidad era muy poco.”

A veces, la satisfacción y el placer no tienen que ver con cosas materiales. La abuela de Beatriz, siendo ya muy mayor, encontraba la forma de darse un gusto, de sentirse bien, de hacer algo para ella misma.

Todos conocemos a personas incapaces de detenerse un rato para concederse un poco de tiempo a sí mismas. ¿Por qué nos pasa esto? La psicoanalista Elsa Cayat, lo explica:

“Esas personas están huyendo permanentemente de sus angustias y prefieren complacer a otros antes que a sí mismas con la idea de que eso hará que sean más amadas. Hasta tanto no hagan un trabajo de reconocimiento personal sobre sí mismas para descubrir por qué no hacen que su felicidad sea una prioridad, serán incapaces de darse un gusto sin sentir culpa.

A veces, heridas que quedaron arraigadas desde la infancia nos conducen a castigarnos, de la misma manera que fuimos castigados de niños. Y entonces, esas personas no pueden recompensarse dándose un gusto, porque consideran que no se lo merecen. Hay que amarse mucho a sí mismo para poder lograrlo.”

Parece mentira que cuando las personas llegan a una determinada edad en la que ya han asumido tantas responsabilidades, aún no puedan asumir su derecho a disfrutar de la vida. Parece que darse un gusto, comprarse algo, dar un paseo… son signos de egoísmo y de indiferencia hacia los demás. ¡Nada de eso!

¿Por qué nos sentimos juzgados cada vez que hacemos algo que nos gusta? ¿Por qué pensamos siempre en los demás antes que en nosotros mismos? Veamos aquí algunos de los motivos.

- Padres muy exigentes preocupados sólo por aparentar.

- Vivir en un ambiente que sólo se fija en lo superficial.

- Tener una baja autoestima.

- Tener miedo a decepcionar a otros.

- Tener miedo a ser percibidos como egoístas.

Todo esto genera dependencia, y cuando nos hacemos dependientes de la mirada de otros, nunca podremos ponernos por delante y desarrollar la capacidad de pensar en nosotros mismos y en nuestra propia felicidad. Esta dependencia afectiva genera:

- Dificultad para tomar decisiones sin el consejo o la aprobación de otros.

- Necesitar la ayuda de otros para asumir responsabilidades personales.

- Temor a generar conflictos entre las personas que nos rodean.

- Temor a emprender proyectos o hacer cosas por nosotros mismos.

- Hacernos siempre responsables cuando las cosas van mal.

- Sentirse siempre obligado a satisfacer las necesidades de otros.

- Ser incapaz de establecer y defender nuestros propios límites.

Hoy, vivimos un cambio de época.

Antes, envejecer era la antesala al final de todo. Tener una determinada edad era visto como un naufragio, mientras que hoy empieza a verse como una aventura positiva.

Es lógico, durante mucho tiempo vivimos en una sociedad que reivindica la juventud, con cuerpos esculpidos y saludables, y que pone a los adultos mayores en un lugar de desuso e inactividad. ¡Eso se terminó! Los adultos y los adultos mayores hoy viven vidas diferentes en donde existen infinidad de actividades diseñadas para ellos, y si además, a eso le sumamos que todos han podido encontrar la llave de la satisfacción propia, entonces la vida se convierte en un lugar digno de ser disfrutado.

La satisfacción propia implica poder darnos ese gusto con el que soñamos, grande o pequeño, a solas o en compañía de otros, hoy o mañana… No importa. La convicción de que nos merecemos eso que deseamos es algo que debemos tener presente, porque no se trata solamente de sentirse bien con uno mismo, sino de reflejar ese bienestar en otros. Es bien sabido que las personas que se sienten bien consigo mismas, tienen una mejor interacción con los demás, son más generosas, gozan de mejor salud, se sienten seguros y viven una vida más satisfactoria.

¿Qué te parecieron estos consejos? ¿Cuál es ese gusto que tienes pendiente desde hace tiempo y que aún no has podido darte? ¡Ánimo, no dejes pasar más tiempo!

Comparte estos maravillosos consejos para que otros se animen a concretar sus sueños.





Los consejos de saludable.guru son sólo para fines informativos y educativos. saludable.guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste